Matías Salazar

Jefe militar y político. Durante su juventud se destacó por desempeñarse en diversos oficios y actividades: torero, agricultor, albañil, criador de ganado y buhonero. Como torero tuvo cierta trascendencia, ya que incluso se le conoció fuera de nuestras fronteras, siendo su nombra artístico “Matiítas”. Cuando tenía 20 años trabajó en Valencia como escribiente del abogado Francisco Paula Quintana (1848); luego en su tierra natal trabajó como maestro de escuela. En 1856, su gran oportunidad al ingresar a la milicia, donde pronto ascendió al grado de subteniente, del cual pasó tras los sucesos de la Revolución de Marzo de 1858, al de capitán. En 1859, año del inicio de la Guerra Federal, se unió a las filas federalistas, erigiéndose enseguida como caudillo de la región central, sobre todo en las provincias de Carabobo y Cojedes. Durante el desarrollo de la Guerra Federal siempre figuró y luchó al lado de personajes como Juan Crisóstomo Falcón y Antonio Guzmán Blanco. Su influencia en los líderes de la Federación quedó demostrada cuando Falcón le perdonó delitos cometidos contra la propiedad, como el asalto contra el comerciante Juan Palau, en el camino de Valencia a Tinaquillo, acción que le valió el remoquete de “El Encarbonado”, debido al disfraz que utilizó para cometerlo.

Deja un comentario