Biografías y Vidas

Biografía de Eurípides

Eurípides, nació en Flía o Salamina, c. 484-480 a. C., y muere en -Pella, 406 a. C., fue mejor conocido como uno de los tres grandes poetas trágicos griegos de la antigüedad, junto con Esquilo y Sófocles. Según se conoce, las fuentes más importantes para conocer sobre la vida de Eurípides son el Marmor Parium, la Suda, Aulo Gelio y las Vidas escritas por el biógrafo griego del s. III a.C., Sátiro.

Quienes fueran sus padres: su madre Clito o Cleito y su padre Mnesarco o Mnesárquides, formas alternantes del mismo nombre, fue un mercader. Eurípides, por lo tanto, nació en Flía, aldea del Ática central, de donde pronto tuvieron que emigrar, a causa de la Segunda Guerra Médica, decisiva para los griegos y el mundo occidental, siendo él aún un niño, rumbo a Atenas.

euripides

Existen otras fuentes las cuales indican que su lugar de nacimiento fue la isla de Salamina. Eurípides, fue alumno de Anaxágoras de Clazómene, Protágoras, Arquelao, Pródico y Diógenes de Apolonia.

Durante el año 466 a. C., cumplió dos años de servicio militar. Algo característico de este es que odiaba la política y era amante del estudio, para lo que poseía su propia biblioteca privada, una de las más completas de toda Grecia.

Cabe mencionar, que Eurípides, estuvo en un tiempo estuvo interesado por la pintura, coincidiendo con el apogeo del pintor Polignoto en Atenas. Ahora bien, este tuvo dos esposas, llamadas Melito y Quérile o Quérine. Se conoció, que fue amigo de Sócrates, el cual, según la tradición, sólo asistía al teatro cuando se representaban obras de Eurípides.

Finalmente, fue que durante el año 408 a. C., encontrándose verdaderamente decepcionado por todos los acontecimientos de su patria, implicada en la interminable Guerra del Peloponeso, decidió entonces retirarse a la corte de Arquelao I de Macedonia, en Pela, donde murió dos años después.

Obra de Eurípides

Con respecto a su obra, se cree que Eurípides escribió unas 92 obras, las cuales eran mejor conocidas por los títulos o por fragmentos, pero se conservan solo 19 de ellas (18 tragedias y el drama satírico El Cíclope). ​De una de estas, Reso, se discute aún si es apócrifa.

El canon establecía también las 7 tragedias de Eurípides, pero el gusto de la época, transmitió en si un número mayor. Cabe mencionar, que su concepción trágica está muy alejada de la de Esquilo y Sófocles. En fin, sus obras tratan de leyendas y eventos de la mitología de un tiempo lejano, muy anterior al siglo V a. C., de Atenas, pero todo esto es debidamente aplicable al tiempo en que escribió, sobre todo a las crueldades de la guerra. Cabe agregar, que los rasgos diferenciales de su obra son los siguientes:

  • La innovación en lo que implica el tratamiento de los mitos.
  • Una verdadera complejidad en cuanto a lo que a las situaciones y personajes se refiere.
  • La humanización de los personajes, quienes se muestran como hombres y mujeres de carne y hueso, los cuales a su vez cuentan con pasiones y defectos que, en algunos casos, se acercan a la tragicomedia respectivamente.
  • Algo muy característico de este es la influencia especial de los problemas y polémicas del momento, que le dan un aire de realismo a las historias.
  • La presencia de la crítica de la divinidad tradicional desde un punto de vista tradicionalista.
    También está la disminución del papel del coro.

Resulta oportuno mencionar, que Eurípides, es también conocido de manera significativa por haber reformado la estructura formal de la tragedia ática tradicional, mostrando gracias a esto a sus personajes como mujeres fuertes y esclavos inteligentes, y además por satirizar a muchos héroes de la mitología griega.

Del mismo modo, sus obras parecen modernas si así se quiere comparar con los de sus contemporáneos de la época, centrándose en la vida interna y las motivaciones de sus personajes de una forma antes desconocida para el público griego. Ahora bien, uno de los mecanismos más discutidos sobre este es el llamado Deus ex machina, el cual a su vez consiste en solucionar de manera antinatural un conflicto, como en Medea, en donde al final aparece un dragón que la salva en el último minuto o en su Helena, tragedia en la que un éidollon enviado por los dioses sustituye a la verdadera Helena, que habría sido trasladada a otro Egipto, sin que hubiera existido un adulterio.

Por otro lado, se puede encontrar el conflicto en Hipólito, que escribió dos veces, y única de sus obras que obtuvo el primer lugar en los agones, revela las pasiones humanas en una dimensión muy actual y minimiza la participación de los dioses en ellas. De tal manera, que Hipólito, se encarga entonces de revelar la verdadera naturaleza de los textos euripídeos, gracias a que se conocen todas y cada una de las modificaciones que hizo a la obra para volver a presentarla y ganar la competencia y mostrando de esta manera muy claramente cuál era la valoración real que tenia el público y los jueces de la época de aquel entonces.

Por su parte, en tanto al pensamiento, la sociedad ateniense de la época de aquel entonces se debatía entre dos posibles opciones: la estabilidad de los valores conservadores, representada por Esquilo y Aristófanes, y el revisionismo racionalista, representado por Eurípides, Sócrates y los sofistas respectivamente.

A su vez, la larga Guerra del Peloponeso, contribuyó entonces con la derrota de la primera opción, al comprobar que las viejas recetas de antaño no servían ya para el futuro. En este mismo sentido, es realmente muy notoria la animadversión de Aristófanes contra Eurípides, al que ataca en sus comedias, especialmente en Las ranas, Las Tesmoforias, y Las asambleístas, con chistes y alusiones de intención malévola, como la presunta baja extracción social de la madre de Eurípides, a la que califica como verdulera, cuando la realidad era que pertenecía a una familia acomodada, según indican fuentes serias como Filócoro. En conclusión, las razones de esta manía persecutoria podrían ser incluso cualquiera de estas dos posibles opciones: el antagonismo ideológico con el pensamiento avanzado de Eurípides y la pintura que hace Eurípides de las mujeres en sus tragedias, que las aparta del modelo tradicional muy estereotipado de la Comedia Antigua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *