Anibal

Biografia de Anibal (247-183 a.C)

Anibal sobre un Elefante, pintura del Siglo III a.C
Anibal, el genial estratega cartagines, desencadeno la Segunda Guerra Punica para restituir a Cartago el dominio perdido en el Mediterraneo

Anibal Nacio en Cartago, hoy desaparecida, actual T√ļnez, 247 a.C.

Murio Bitinia, actual Turquía, 183 a.C.

¬†Militar cartagin√©s. Hijo de Am√≠lcar¬†Barca, quien, seg√ļn la leyenda, le hizo jurar odio eterno a los romanos ante los dioses. Tras la muerte de su padre (229 a.C.) y el asesinato de su cu√Īado Asdr√ļbal (221 a.C.), An√≠bal asumi√≥ la jefatura del ej√©rcito cartagin√©s, que ya entonces controlaba el sur de Hispania. Desde su base de Cartago Nova (la actual Cartagena), realiz√≥ varias expediciones hacia el altiplano central y someti√≥ a diversas tribus iberas. En el 219 a.C. destruy√≥ Sagunto, ciudad aliada de Roma, y traspuso el Ebro, r√≠o en que, siete a√Īos antes, cartagineses y romanos hab√≠an fijado el l√≠mite de sus respectivas influencias en territorio peninsular; esta acci√≥n signific√≥ el inicio de la Segunda Guerra P√ļnica (219-202 a.C.).

En la primavera del 218 a.C., An√≠bal concedi√≥ a su hermano Asdr√ļbal el mando de las tropas en Hispania y parti√≥ hacia Italia con un ej√©rcito de 60¬†000 hombres y 38 elefantes. Despu√©s de atravesar los Pirineos, y los Alpes, lleg√≥ a la llanura del Po, donde derrot√≥ a los romanos sucesivamente en Tesino y en Trebia, a pesar de las numerosas bajas que hab√≠a sufrido en el curso de la marcha. Al a√Īo siguiente, una nueva victoria, esta vez junto al lago Trasimeno, le dio el control sobre la Italia central. Aplastado el ej√©rcito romano de Flaminio, Roma qued√≥ a merced del cartagin√©s, pero √©ste no se atrevi√≥ a asaltar las s√≥lidas murallas de la ciudad y prefiri√≥ dominar la Italia meridional.

Anibal Origino la Segunda guerra Punica
Anibal hizo honor al juramento proferido en su infancia de odiar a Roma, originando la Segunda Guerra P√ļnica

¬†En agosto del 216 a.C., venci√≥ en Cannas a las tropas de Lucio Emilio Paulo y Marco Terencio Varr√≥n, cuyos efectivos duplicaban a los suyos. No obstante, lejos de sus bases de avituallamiento, sin posibilidad de recibir refuerzos, ya que su hermano Asdr√ļbal hab√≠a sido derrotado y muerto por Claudio Ner√≥n en la batalla de Metauro cuando se dirig√≠a a socorrerle (207 a.C.), y habiendo fracasado en el intento de atraer a su causa a los pueblos it√°licos sometidos por Roma, el ej√©rcito de An√≠bal qued√≥ aislado e inmovilizado en la Italia meridional durante varios a√Īos, situaci√≥n que aprovecharon los romanos para contraatacar.

Tras expulsar a los cartagineses de la pen√≠nsula Ib√©rica, el general romano Publio¬†Cornelio¬†Escipi√≥n, llamado el Africano, desembarc√≥ cerca de Cartago (203 a.C.), hecho que oblig√≥ a An√≠bal a regresar a √Āfrica, donde fue vencido en la batalla de Zama, en el 202 a.C. A consecuencia de esta derrota, Cartago se vio obligada a firmar una paz humillante, que puso fin al sue√Īo cartagin√©s de crear un gran imperio en el Mediterr√°neo occidental. Con todo, An√≠bal, elegido sufeta para los a√Īos 197 y 196 a.C., intent√≥ reconstruir el poder√≠o militar cartagin√©s, pero, perseguido por los romanos, hubo de huir y refugiarse en la corte de Ant√≠oco¬†III¬†de¬†Siria, a quien indujo a enfrentarse con Roma, mientras √©l negociaba una alianza con Filipo V de Macedonia. A ra√≠z de las victorias romanas sobre los sirios en las Term√≥pilas (191 a.C.) y en Magnesia (189 a.C.), An√≠bal huy√≥ a Bitinia, donde decidi√≥ quitarse la vida el a√Īo 183 a.C., para evitar que el rey Prusias lo entregase a Roma y ante la imposibilidad de encontrar un refugio en que pudiera sentirse seguro.

Cita

¬ęHallar√© un camino o me lo abrir√©.¬Ľ

Jose Antonio Paez,  Juan Vicente Gomez, Romulo Gallegos, Buda, Confucio, Hugo Chavez, Socrates, Alejandro Magno,

Deja un comentario